Ismael Serrano y Edgar Oceransky, una velada con guitarra y voz

Inicio: 12 de noviembre de 2016

Ayer por la noche, Ismael Serrano y Edgar Oceransky regalaron al público tapatío una velada con guitarra y voz. Con el Auditorio Charles Chaplin a su máxima capacidad, el show comenzó con la presentación de la cantautora local, Adriana Santiago, y el cantautor puertorriqueño Mikie Rivera.

Eran las 21:55, cuando Edgar Oceransky salió al escenario para cantar a capella la canción “Luz” en homenaje a Marcial Alejandro, y siguiendo con “La recuerdo así”, interpretación que desató los aplausos del público.

El bloque de canciones de Oceransky incluyó: “Como un ladrón”, “Volver a perdernos”, “Un beso grande”, y “Vendrá el olvido”. Tras este segmento de canciones el cantautor invitó al escenario a un joven que aprovechó el momento para pedirle matrimonio a su pareja, y luego de que ella aceptara, Oceransky les dedicó la canción “Quiero estar”, misma que fue ovacionada por los asistentes.

Posteriormente, Ismael Serrano apareció en el escenario agradeciendo la invitación a la ciudad, y ante las múltiples peticiones del público, los acordes de “Apenas sé nada de la vida”, inundaron la sala. El concierto continuó con “Ya ves” y “El día de la ira”, canción que reúne a los que luchan por un mundo mejor; recordando al cubano Silvio Rodríguez cantó junto con el público “Ojalá”.

Serrano siguió con “Recuerdo”, una de las canciones más pedidas por las y los asistentes; a la que le siguió su canción icónica “Papá cuéntame otra vez” misma que la audiencia siguió coreando y aplaudiendo. En un segundo momento Ismael, haciendo uso de sus dotes musicales, ejecutó “Últimamente”, “Candombe para olvidar” y “Ahora que te encuentro”, ante las múltiples aclamaciones del público.

Para finalizar; Serrano y Oceransky interpretaron juntos, “Tuve”, “Mi problema”, “Qué andarás haciendo ahora”, “Otro día sin ti”, “Absoluto”, y “Valentina”, canciones que fueron ovacionadas por los presentes. Con coros y aplausos, “Peces de ciudad” de Joaquín Sabina, cerró la velada.

Fotografías: Ricardo Gómez.