Interstellar: La ciencia de Nolan

Interstellar (2014, Christopher Nolan) es la onceava película de Christopher Nolan, mucho se dijo de que esta podría ser su obra maestra y que estaría a un nivel de lo que hizo Kubrick con 2001 Odisea al Espacio. Pero la realidad es otra, aunque Interstellar tiene escenas sublimes, diálogos muy buenos y una historia interesante no se puede comparar con lo que hizo Stanley en 1968 y tampoco llega a ser LA película de Christopher. No me malinterpreten, Interstellar es muy buena, y puedo estar seguro que será de lo mejor que veremos en el cine comercial este año que termina pero tiene puntos débiles que se repiten en varias ocasiones.

Uno de esos puntos es el tiempo. El hecho de tener temas complejos (como la teoría de la relatividad, los hoyos negros y física cuántica) la película brinca constantemente y llegan a conclusiones rápidas que caen en lo inverosímil, es decir Nolan no pierde tiempo en explicar detenidamente esos temas sino nos da la versión light y reducida para que no pensemos tanto y aceptemos lo que vemos. Algo similar ocurrió en The Dark Knight Rises cuando el tiempo no solo dentro del film sino el de la película se sentían abruptos y repentinos. Otro de esos detalles es que para la segunda mitad la película llega a un punto que es predecible y si sabes interpretar a Nolan descubrirás cosas antes que ocurran. La fotografía es buena más no genial y la música tiene momentos de tensión que se mezclan con lo que vemos en pantalla, hay tracks que son grandiosos mientras otro son sólo de relleno.

El diseño sonoro también es bueno y no dudo que tomó mucho de lo que hizo Cuaron en Gravity. La actuación de Matthew McConaugheyes agradable mas no remarcable, es decir cumple con su parte y para los que vieron True Detective quizás en momento les llegue a recordar a Rustin Cohle pero en versión light y menos funesta. Lo que sí es increíble y que cabe destacar y elogiar es el diseño de producción. La atmósfera que representan tanto en la tierra como en los planetas que aparecen es buenísima y muy original.

Logran convertirse en parte primordial de la trama y no nos hace sentir como que estamos viendo algo irreal o imposible. E hoyo de gusano que es uno de los hilos conductores de la cinta y que según los expertos en astrofísica, este es la representación más fiel que veremos de tal fenómeno cósmico.

Interstellar es una buena película que no sólo aborda temas como el amor y la unión familiar, sino que también habla sobre el instinto de supervivencia y la constante hambre de exploración que aqueja al ser humano, eso es lo que mueve a los personajes tanto consiente como subconscientemente. Las referencias a los libros de Carl Sagan como The Blue Pale Dot y Contact y al trabajo de Kip Thorne son evidentes pero eso no significa que sea algo malo, sino lo opuesto, es bueno ver estos temas en el mundo cinematográfico, era algo que ya hacia falta de contarse. En conclusión, si disfrutaste Blade Runner (Ridley Scott, 1982) Solaris (Andrei Tarkovsky, 1972 ) y Contacto (Robert Zemeckys, 1994) esta película definitivamente es para ti, de lo contrario saldrás con un dolor de cabeza que únicamente se te quitará viéndola nuevamente.