Del bestseller al blockbuster - FICG 30

50 sombras de Grey, solo diré eso ¿Te imaginas que en menos de un mes ha generado 500 millones de dólares a nivel mundial? Más de diez veces la inversión de los productores.

De ese tamaño es el matrimonio entre la industria editorial y el cine. Sin embargo, más allá de voltear a ver los libros con signos de dólares en las pupilas, hay que plantear bien el reto de pasar del libro a la pantalla.

“Si partimos de que la película tiene que ser fiel al libro estamos mal: son dos lenguajes distintos” recuerda Ana Luiza Beraba en su experiencia al tabajar en estos proyectos, junto con sus colegas Ana Paula Hisayama, Keya Khayatian y Florencia Gasparini charlan sobre los retos de hacer cine basados en una obra literaria.

Gasparini, quien trabaja en un proyecto cinematográfico basado en la biografía oficial del Papa Francisco platica que hay que “adaptar la propiedad al mercado destino, está en el productor saber si el libro tiene potencial”.

Ana Hisayama voltea la moneda “Nunca se sabe cuándo una película, buena o mala, va a traer un beneficio a la industria editorial”.

De izquierda a derecha: Ana Hisayama, Luiza Beraba, Keya Khayatan, Florencia Gasparini

La experiencia del mercado norteamericano en voz de Khayatian habla de éxitos recientes como “Bajo la misma estrella” de Nicholas Sparks o bien “50 shades of Grey” donde la autora ganó aún más dinero que el director de la cinta.

“Necesitas estar cercano a las personas que van a adaptar tu libro” declara Khayatian, por lo pronto el que esto escribe va a buscar una idea para un bestseller y si se puede también un blockbuster.