FICG 30 — En la gama de los grises

Dentro de la selección de películas para el Premio Maguey del Festival Internacional de Cine en Guadalajara se encuentra el primer largometraje del director chileno Claudio Marcone que fue presentado en 2014. Es interesante darse cuenta que la experiencia del director, es mayor en agencia de publicidad que en la cinematografía.

Difícil imaginar que una mañana, después de lograr una familia estable y un crecimiento profesional reconocido, vuelvan las dudas íntimas de nuestra preferencia sexual. Bruno, arquitecto joven a quién le encomiendan un proyecto de construcción en la ciudad de Santiago de Nueva Extremadura, conoce a Fer, un guía turístico que tiene definida su homosexualidad y quién es el encargado de ayudar en la decisión del boceto encomendado. El contacto diario les llevará a enfrentar decisiones de vida.

La fotografía de Andrés Jordán es una de las cualidades de esta película, ya que nos lleva por paisajes santiaguinos en bicicleta, además de ofrecernos un panorama urbano muy característico de la ciudad. La intensidad en las escenas, rompe un poco con el ritmo semi lento del largometraje. El guión tiene momentos muy especiales de tensión, que se resuelven de una manera apacible y pronta, sin sufrimientos innecesarios en el sistema nervioso del espectador. En ningún momento nos ofrece un desenlace previsible, tampoco exagera en la exposición de la temática de manera burda.

Me parece que hay un equilibrio fuerte entre la trama y el desarrollo de los personajes, al final termina adentrándonos en la situación que vive el protagónico a lo largo de la historia. Frases poderosas que quedan en nuestra mente, “Todos tenemos que ser felices” y “Si vas a cortar con tu pasado, vas a tener que darle sentido a tu vida, porque si no, eternamente vas a estar fragmentado“.

Las actuaciones de Francisco Celhay (Bruno) y Emilio Edwards (Fer), son armónicas en todo momento, nos hacen vibrar en instantes y recordar emociones juveniles en plena etapa adulta. Brilla en el momento de desenlace, la mexicana Carla Morrison con el tema “Disfruto“.

En la gama de los grises nos obsequia 98 minutos altamente recomendables, y se agradece el recorrido fotográfico de una realidad muy cercana a nuestro horizonte latinoamericano.