Diavolo: La existencia es una danza

Texto: Festival Cultural de Mayo (boletín)

Arquitectura en movimiento, así es como se puede definir a Diavolo, la puesta en escena de danza teatral dirigida por Jacques Heim encargada de cerrar las actividades del Festival de Mayo en su decimoséptima edición.

Fue a las 20:55 que en el Teatro Degollado que se comenzó a escuchar una sirena, una pared de madera con tubos recordaba a un obstáculo de entrenamiento militar, se trataba de “D2r”, una intervención en la que los cuerpos de los bailarines se deslizan y fluyen por ella. Ofreciendo al espectador una metáfora del campo de batallas que es la vida diaria, todo fue energía y fuerza.

“Knockturne” comunicó al público el amor y la pasión de una pareja, un acto donde únicamente una maleta y una puerta fueron sustento para presenciar los bellos movimientos del par de bailarines. “Bench” y “Humachina” hicieron gala de la perfecta sincronización de la coreografía, siempre tomando como copratogonista los objetos sobre el escenario.

Posterior al intermedio se sirvió el plato fuerte de la noche: “Trajectoire”. Una enorme estructura de madera que se balanceaba fue cómplice de los artistas, mismos que con peligrosos saltos arrancaron aplausos en el público.

Diavolo dio un paseo a una realidad donde el juego, el amor, la osadía, la templanza y la fuerza se fundían con los paralizados corazones de los que la observaban. Una metáfora de la vida, un canto a la existencia individual y colectiva.
La obra se presenta el domingo primero de junio a las 12:30 y 18:30 horas.