Música de jazz aflamenca'o... Dawn

Cuando se hallan dos balas sobre un campo de guerra, algo debe ocurrir que prediga el amor
— Silvio Rodríguez

Ella, una verdadera embajadora del jazz latinoamericano, específicamente del mexicano. Él un virtuoso de la guitarra, con el flamenco en la sangre. Ella, una apasionada del arte vocal, meticulosa e histriónica. Él posee una constante búsqueda de conocimiento musical.

Ella, abrió un umbral musical en la televisión mexicana con el programa “Acústico”, transmitido por el Canal 22 delConsejo Nacional para la Cultura y las Artes en México. Él es punta de lanza en la televisión europea dentro del Canal + y para la Radio en Europa FM, su programa “Un lugar llamado mundo“ es un verdadero bastión para conocer a los artistas con proyectos de interés, de una manera más íntima.

Ella, graduada del Musicians Institute de Los Ángeles, California y tiene 7 discos en su haber. Él es docente de producción, composición flamenca y escritura de canciones en la Universidad Berklee College of Music de Bostón y dueño de un sello discográfico “Casa Limón” en donde desarrolla proyectos exitosos del peso de Buika, Andrés Calamaro y Paco de Lucía.

Magos Herrera, mexicana de nacimiento y poseedora de una voz grave y delicada, definitivamente con tendencias naturales al jazz. Desde 1988 se dedica exitosamente al canto profesional y su último disco en solitario “México Azul” se ha ganado un lugar en la crítica internacional.

Javier Limón, nacido en Madrid, pero uno de esos músicos todo terreno que anda en búsqueda siempre, de un proyecto musical que le genere satisfacción. Es complicado seducir a los académicos que dominan el arte musical, sin embargo, se escucha una cohesión profunda de voz y guitarra en esta producción.

Dawn, es el proyecto musical esperado para las personas que gustamos de las amalgamas armónicas, de la reunión de dos talentos en pos de un cuidadoso resultado. Para quienes sentimos pasión por las virtudes conectadas, esta es una oportunidad de disfrutar del gusto por la música de dos personalidades.

Sobresale de este material, la canción Dawn. La mezcla más sencilla del disco, una guitarra con acordes minimalistas, una voz susurrante y aterciopelada. La letra sin complejidad, con un mensaje cálido, perfecta para despertar emociones atribuladas. La Martiniana, da orgullo en esta versión, la guitarra acompaña cada nota que los versos terminan de dibujar. Nuestro inconsciente musical nos obliga a disfrutar La Llorona, que lejos, muy lejos de aquella versión de nuestra Chavela Vargas, Magos&Limón nos regalan esta apasionada versión casi vocal. La vieja Nature Boy de 1947, es quizás la transformación más audible del disco, ya que la guitarra nos propone un flamenco sutil, pero entrañable. No podía faltar una canción de Caetano Veloso, Oraçao ao tempo es acompañada con belleza de unas palmas que marcan el compás de la canción, y podemos apreciar una cajón de percusión que se alinea a las cuerdas de Javier Limón y al terciopelo vocal de Magos Herrera.

El disco ofrece una verdadera adaptación de canciones que nada tienen que ver con el jazz, ni con el flamenco. Un producto altamente recomendable para esa noche especial, con chimenea y coñac en mano.