De ahí a hoy, Armando Curiel

La música es la vida emocional de la mayoría de la gente.
Leonard Cohen

Hace tiempo que debí escribir este artículo, sin embargo la paciencia de mi teclado apurado, encuentra hoy una galardonada justificación.

Si bien es cierto que el disco Familia ya tiene algunas semanas de haber visto la pantalla digital rotulada con sus canciones a disposición del escucha ávido de plataformas (Habrá siempre quien las prefiera en físico), es cuestión de doble felicidad el presente artículo.

Armando Curiel, venido a la ciudad desde El Grullo, Jalisco, junto con sus amigos de la juventud armaron su propuesta musical La Güishi Funk desde la que los sueños de expresión armónica, comenzaron. Ya en la perla tapatía, y resumiendo años de trayectoria, se le vió en los bombos y batacas de Los Outsiders, junto a otros músicos de talla y entre ellos a la entrañable jazz sommelier Sara Valenzuela.

De ahí a hoy, sólo Armando Curiel podría narrarnos las peripecias por las que pasa un músico joven y empecinado a disfrutar y sufrir lo que le apasiona. Fue hace unos meses que tuve la agradable experiencia de entrevistarlo en cabina y de presentarle como una promesa musical, hoy es una realidad innegable. Su batería lo ha llevado al dulce néctar de los premios y de los estudios de grabación como compositor de su música. A veces creemos que el cenit de un músico apasionado es la fama, algunos sabemos que a veces se ama más la trama que el desenlace.

En hora buena pues, a Armando Curiel por el Premio FJdel Festival de Jazz de Guadalajara 2018, y por el inicio de su carrera discográfica autoral con el debut Familia, que por si no lo has escuchado, da click aquí. Cierra los ojos después de terminar este artículo y déjate maravillar por los nueve tracks ofrecidos.

Juan Carlos Elizalde

(Ahora si cierra los ojos)