Graficófono II

El pasado viernes llegó la ansiada segunda edición de Graficófono, dibújame una canción, proyecto con iniciativa de estudiantes de Gestión Cultural del ITESO.

En esta ocasión, los encargados de iniciar la velada fueron el trovador Yahir Durán y la ilustradora Chop Suey; ritmos alegres y la voz amable y muy particular de Yahir, dieron forma a las delicadas ilustraciones de la artista. El público se contagió de inmediato del carisma que desbordaba el escenario y acompañaron los compases con palmas, coros e incluso hubo quien bailó.

La noche siguió y tocaba el turno a Gibran Julian, uno de los jóvenes talentos mejor posicionado en la ilustración de Jalisco, quien se hizo acompañar de uno de los músicos más queridos por los tapatíos, Arturo “El Tiburón” Santillanes, saxofonista del exitoso grupo de jazz experimental “Troker”. Un par lleno de energía y actitud; mientras Gibran hacía gala de su particular estilo llenando la noche de color, Arturo, nos sorprendía con una nueva dinámica musical realizando “loops” con distintos fraseos en el saxofón y otros sonidos para lograr un “punch” muy especial. Otra sorpresa fue la intervención musical de Gibran con la guitarra, que acompañó en una pieza a “El Tibu”.

Llegó el turno a la última dupla y no podía ser mejor, el reconocido caricaturista Jis hizo su entrada entre ovaciones del público y junto a él, el jazz de La Garfield, joven agrupación musical que se encuentra entre los consentidos del público por su interesante propuesta y notable talento.
Jis se lució como sólo él sabe, dibujó una considerable cantidad de piezas y las canciones iban y venían excelentemente ejecutadas, el público aplaudía y pidió un “pilón”, mismo que fue concedido; María, la radiante voz de La Garfield, agradeció y se mostró emocionada de compartir escenario con el monero, mientras tanto, él seguía en lo suyo…Y qué bueno porque todo el mundo queríamos llevarnos un cartón hecho por sus manos.

La noche de Graficófono II había llegado a su fin, los que tuvieron suerte llevaban entre sus manos alguna obra de los artistas invitados y los demás nos llevamos fotos y una sonrisa, esa que te otorga la buena música y la buena vibra. Un proyecto interesante y tan novedoso como exitoso, agradecemos su asistencia a Graficófono, orgullosos de haber formado parte del mismo y deseosos de que venga una próxima temporada.