Museos: una plataforma de investigación y divulgación de arte

Con el Paraninfo “Enrique Díaz de León” a su máxima capacidad, dentro del marco del Primer Foro de Museos del Museo de las Artes, el curador comenzó dedicando su ponencia al Arquitecto Carlos Ashida Cueto, quien fue director del recinto – “A quién fue mi maestro y maestro de mucha gente, y que sembró una semilla tan importante que dio frutos no solo en Guadalajara, también en todo el país”.

El primer museo público moderno del que se tiene registro fue el Museo Ashmolean, que fue inaugurado en 1683 en Inglaterra, desde su inicio estuvo vinculado con la universidad de Oxford, y su entrada era restringida. –“Aquí la definición de museo público debe ser tomada restringidamente pues solo artistas y estudiosos en ese entonces eran autorizados para visitar las colecciones, no fue sino hasta la revolución francesa en el siglo XVIII con su proyecto pedagógico en el que se abrió definitivamente las puertas de estos acervos al público en general”.

Desde entonces los museos han ido evolucionado, –“A partir del siglo XVIII se comienza a construir lo que es nuestra noción de museo moderno, que yo le llamo museo clásico, que es un museo ha tenido un desarrollo acelerado, y que nos ha conducido a una definición cada vez mas publica en la que se procura siempre que su misión y su visión tengan una orientación de servicio social”, explicó el curador.

“El museo de arte ha sido un espacio en el que se enmarcan los productos del hombre que han adquirido un estatus especial, siendo por ello productos simbólicamente cargados que permiten representar y valorar nuestra historia, nuestro entorno y nuestra condición de hombres”.
Con el paso de los años se han ideado fórmulas que han facilitado el funcionamiento y desarrollo de estos espacios de conocimiento y divulgación; características que Patrick Charpenel enlistó de la siguiente manera:

Un museo debe…

  • Ser un espacio con una identidad arquitectónica fuerte.
  • Desarrollar una infraestructura espacial para dar buen servicio al público.
  • Formar una colección propia con una dirección bien definida.
  • Presentar exposiciones temporales para enriquecer el programa y la misión del museo.
  • Introducir herramientas pedagógicas y de comunicación para facilitar la lectura de las exposiciones.
  • Tener un área de servicios educativos que estimulen la experiencia con las obras de arte.
  • Evitar catálogos que acompañen y complementen a las exposiciones.
  • Contribuir estratégicamente, en la construcción de identidad a través de programas expositivos, y actividades académicas.

En conferencia Charpenel, también hizo referencia a los museos que han servido como intereses particulares de diferentes grupos de poder, museos que han fungido como plataformas de legitimación que sirven para construir las bases políticas, económicas y culturales de dichos grupos.

“La responsabilidad de los museos consiste en definir más allá que en conservar un patrimonio y de esta manera jerarquizar los movimientos simbólicos de los diversos grupos sociales, por ello un museo nunca debe aspirar a operar como un centro de trofeos históricos y artísticos sino contrariamente como espacio en el que se investiga, educa y experimenta con los productos humanos o con las cosas que forman parte de su entorno de interés”.
Los primeros ejemplos citados por el curador, fueron dirigidos a los siguientes museos:

  • Colección Pinault, la cual se mencionó como referente al arte que se guarda o exhibe como trofeo.
  • MOMA de NY se denominó como un museo que opera dentro de lo clásico.
  • Museo Regional de Guadalajara se consideró un espacio no dinámico y poco ambicioso teniendo a favor su excelente ubicación y como sede un importante edificio colonial.
Fotografía Alfredo García Andrade

Dentro de los ejemplos más acertados se encontraron los museos que se reconocen y que han modificado sus parámetros de producción, divulgación e investigación del arte, tales como:

  • La colección de la venezolana Patricia Phelps Cisneros, cuya fundación conserva la colección de abstracción geométrica sudamericana más importante del mundo, creada entre los años 40´s y 70´s. Siendo además su fundación la encarga de donar arte y recursos a otros museos con la finalidad de que en estos museos existiera una mínima representación de artistas latinoamericanos dentro de su programa. * Dia Art Foundation, la cual resguarda una colección de artistas minimalistas y conceptuales. Una museo que se ha encargado de crear una estructura que no solo coleccione arte, sino que además contribuya a la investigación y divulgación, ofreciendo un espacio con las condiciones perfectas para los creadores.
  • El Jardín de arte contemporáneo de Brasil, el cual se ha enfocado en compartir principalmente el arte de su territorio dentro de colecciones que se exhiben en espacios abiertos y aislados.
  • Museo Schaulager de Suiza, el cual está conformado por una colección orientada para ser consultada y visitada por estudiantes e investigadores, un espacio donde se puede tener un acercamiento más íntimo con las obras con el fin de generar conocimiento en torno al arte.
  • Fundación Alumnos 47 en la ciudad de México, la cual se ha encargado de recuperar arte, formando una estructura que impulse al conocimiento.
  • La ENE, el Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo, considerado el primer museo con una colección de arte que no cuenta con un espacio, arte creado dentro de la era digital, obras que se pueden reproducir y que no necesitan de un espacio físico para poder ser admiradas.
  • Jardín botánico de Culiacán, el cual cuenta con la colección de botánica más importante de México; es un parque con vocación científica que tomó la decisión de ser un proyecto de arte. Las obras aquí presentadas están orientadas a generar un vínculo con la localidad y con todo el contexto político, económico y social.
  • Casa Gallina en la ciudad de México, es un proyecto de arte que pretende apoyar problemas sociales.

Para finalizar, Charpenel invitó a las cabezas de los museos a trabajar partiendo de una base puntual y definida para cumplir el deber de diseñar fielmente los programas de los museos para ofrecer contenidos que tengan un impacto verdadero en la comunidad.

Un museo debe recuperar el rol real de ser un espacio de educación e investigación, de ser un espacio para la experimentación y la crítica, que de antaño lo caracterizó”.

ACERCA DEL AUTOR

Alejandra de la Torre

No hay información del autor por el momento

más escritos